El megalómano

 El megalómano

Soy

la hostia.

Camino bien erguido

con la templanza que da

una buena nómina

a mi edad.

Soy

un campeón,

el primer resultado del google;

el barça de la afición;

el Eixample de la avenida,

la fruta cara y prohibida.

Soy

un tanque de colonia,

ninguna palabra errónea,

pues rara vez rectifico

y el mar menor que cierre el pico.

Porque soy

el mejor,

el de las cejas contraídas,

el que mejor sabe entretenerse.

 Siempre el último en correrse.

Y es que soy

un modelo a seguir,

sediento de elixir

¡Y yo escojo con quién hablar!

¡Y, si quiero, pisotear!

Y llego a mi casa,

de noche,

y sólo quiero llorar.

Poema publicado en la revista en papel “A les barriades!”

Esta entrada fue publicada en El Poemario (un remedio de la abuela). Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El megalómano

  1. Pingback: Pobres sufrientes adictos | textosensolfa

  2. Pingback: Eurocon 2016 Barcelona. Literatura sin género de dudas (II) | textosensolfa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s