La verdad

–Me ha costado decírtelo, la verdad. No me atrevía.

–¿En serio?, ¿lo dices de verdad?

–Lo digo de verdad.

–Oh… qué bonito. De verdad que no me lo esperaba.

–Bueno… ¿y qué me dices?

–Bueno, la verdad es que…

[18 segundos después]

–Mira, de verdad. Déjalo.

–¡Que no! Verdaderamente me apetece.

–¿Lo dices de verdad?

–¡Claro que sí! De verdad que lo digo totalmente en serio.

–Será alucinante, ¿verdad?

–Totalmente, sí. De verdad que sí

[19 segundos después]

–A decir verdad, creo que a lo mejor deberíamos pensarlo mejor.

–¡Oh, no! No no… No me digas…

–No, no. No pasa nada. De verdad.

–¿Lo volvemos a hablar más adelante, entonces? De verdad que es una pena dejarlo sí.

–Sí. Es una pena. Bueno. Lo mejor es la sinceridad. Y eso es lo que hemos hecho, ¿verdad?

–Verdad. Verdad.

Esta entrada fue publicada en Diálogos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La verdad

  1. Verdaderamente sorprendente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s