Oda a los traductores

Los traductores

moqueamos,

lloriqueamos,

nos lamentamos

en un estulto ejercicio

que consiste en lamer

nuestras heridas de guerra editorialista

y nos cabreamos contra un mundo

creado para los que siguen el credo

de lo culturalmente rentable,

y nos planteamos

que quizá lo creativo

es un timo,

y en seguida

anhelamos otro trato

y así pasamos el rato,

pero también tenemos tiempo

de enfadarnos contra nosotros mismos

y de creer tocar el abismo

cuando, de pronto, encontramos la solución

y volvemos a coronarnos reyes de la independencia absoluta.

Y de la soledad.

Los traductores

tropezamos,

nos atolondramos

y defendemos

nuestros textos

con uñas y dientes.

Y un tiempo después,

cuando todo se ha acabado,

cuando la traducción ya hemos entregado,

empezamos a notar

un síndrome de abstinencia

que no tarda en llegar,

y entonces

moqueamos

lloriqueamos

nos lamentamos.

Y así nos damos cuenta

de que ya es tarde.

Ya no podemos sacudirnos

la fructífera adicción:

la traducción.

Esta entrada fue publicada en Traductoradas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oda a los traductores

  1. llumdemar dijo:

    Soy faaaaaaaaaaaan faaaan fan tuya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s