A la cola en educación

Esta es la historia

de una madre drástica

que tuvo una idea fantástica,

pues quiso confundir

la crema solar

con la cola blanca… de enganchar.

–no era dañina, era de uso escolar–.

El niño de la bicicleta

–su hijo, si este dato te inquieta–

vociferaba en la playa,

y se pasaba de la raya,

exigiendo su helado

–de tres bolas y chocolate caramelizado–.

La madre untó a su hijo

del pegajoso ungüento blanco

y el niño quedó contento

y encolado,

pues pensaba que pronto llegaría su helado.

“Esto huele a detergente”, dijo él.

“Primero la crema. Sé paciente”.

El resultado fue soberbio:

una hierática paloma asceta,

–cero rabieta; totalmente quieta–

enganchada a su sillín,

sereno velero bergantín,

empuñando el manillar,

blanco hasta el paladar,

leyendo en el firmamento

el proverbio estelar:

“El Paraíso está en el regazo de una madre”

Esta entrada fue publicada en El Poemario (un remedio de la abuela) y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s