Útero (onírica estación)

No

a la voz cantante que encima canta mal,

No

al peligroso ignorante que cree poseer la verdad

No

al que no tiene tiempo de mirar de verdad

No

al que escupe palabras de otro, como una verde cotorra acabada de pintar

No

a las prisas del capital

No

al discurso plastificado de la engañosa comodidad

No

a los que se creen más porque creen que tienen más

No

al macho y a su machete

No

al asfalto que pretende aplastar la duda existencial

al eterno útero y su onírica estación

Esta entrada fue publicada en El Poemario (un remedio de la abuela) y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s