El adoquín brotado

Érase una vez

un adoquín brotado

al que llamaban marginado,

por eso estaba preocupado.

Pero un día descubrió

que cuanto más crecía,

más se desprendía

del gris alquitrán.

Así que extendió

su brote,

sin plantearse qué dirán,

y lo hizo crecer y crecer,

hasta arrancarse del suelo,

hasta arrancarse

del alquitrán.

Y fue a contarle

la historia de su huida

a su amiga Clorofila

a quien por cierto hacía tiempo

que no veía.

Esta entrada fue publicada en Fotopoemas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El adoquín brotado

  1. Brotando
    y confiando
    y no pensando
    en el qué dirán
    (ni en el alquitrán).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s