El último poema

Desde el último poema que te escribí,

todos los demás poemas

me parecen un timo, un desatino, un crucigrama gélido e hilarante, un banquete de

estulticias.

Desde la última caricia, me parece el mundo un lugar resfriado, raquítico y ruidoso,

un infernal chiki park en el que crepitan palomitas negras, en el que borbotea la sonrisa de

postín porque debajo de ella hierven los odios infiltrados.

¡Nos amamos!

Desde los últimos versos sangrientos, me apetece respirar, dejar de pensar, dejarlo todo al

azar.

Esta entrada fue publicada en El Poemario (un remedio de la abuela) y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s