Reciclaje de recuerdos

Todos los pensamientos

que tuviste antes de morir

se guardaron en una caja

que abro antes de dormir.

Y sobre ellos fantasmeo,

pensando en lo que habrás pensado,

“Qué dirá la gente,

semejante accidente”.

Y así me entretengo

mientras te retengo

en una película incandescente

de recuerdos.

También me gusta

verte en otras caras

y en otras gafas

y pensar que son mini-clones tuyos

que intentan emularte,

aunque sin gracia.

Esta entrada fue publicada en El Poemario (un remedio de la abuela) y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s