(Cl)amores

Inició ella un debate
hace tiempo;
lejos de salas, salones
o suntuosas gasolineras.
Se dispone ahora, por fin,
a enhebrar, presto a ello,
sus miedos y mierdas.

Pero, justo antes de sumirse
en su elocuente silbido gutural,
sacudido por ráfagas de ira
e inanición,
espera todavía un poco más
a las miradas de los parlantes,
a su sucia suspicacia,
al miedo a todo y a nada.

Menos mal que a veces, muy de vez en cuando,
halla un extraño paquete blanco
ante el cual pestañea:
Es la contemplación pura
de letras,
puestas fuera de lugar;
de letras
que deberían estar
en una vereda de sonrojados alientos,
henchidos de paz y promesas de amor infinitas.

Minientrada | Esta entrada fue publicada en El Poemario (un remedio de la abuela). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s